Gaby Weber
RSS Feed

Según la historia oficial, el Mossad dedicó años a la búsqueda de criminales de guerra Nazi; desde hace décadas disfruta el adjudicarse la “operación heroica” de mayo de 1960 en Buenos Aires, ocasión del “secuestro” de Adolf Eichmann hacia Israel. El caso terminó incluso antes del Consejo de Seguridad de la ONU, donde Argentina armó un espectáculo gigante por una presunta "violación de la soberanía". Sin embargo, tras años de investigación, he encontrado documentos que muestran que los acontecimientos de mayo del 60 formaron parte de la Guerra Fría.
De acuerdo con un documento del servicio de inteligencia argentino, la operación fue realizada por comunistas y miembros del propio gobierno de Frondizi y describe sus detalles -por ejemplo, los vehículos (del gobierno argentino) con los que transportaron a Eichmann. Probablemente, el papel de los israelíes fue algo como auxiliar secundario, una “fachada”, como dice un documento del Servicio Federal de Inteligencia Alemán BND, que conseguí por la vía judicial. Después de unas pocas horas esta operación fue intervenida por los servicios secretos de Argentina, trabajando junto con la CIA. Tomaron a los secuestradores argentinos, sus asistentes de Israel y el rehén Eichmann. Mi documental "Cráteres por la paz" (ver "Películas" en esta página) relata los acontecimientos verdaderos y el contexto histórico. El canciller israelí Abba Eban voló de inmediato a la Argentina con el fin de liberar a los agentes presos y firmó un acuerdo bilateral en que el gobierno argentino se comprometió a renunciar a procesar a los israelíes y a archivar el asunto con la expulsión de Eichmann. Es decir, no hubo ningún secuestro a Israel, sino una serie de situaciones embarazosas.

El 21 de marzo de 2016 presenté un amparo en el Tribunal en lo Contencioso contra la Cancillería argentina, ya que no ha respondido adecuadamente a mis numerosas solicitudes para tener acceso a este acuerdo bilateral. Perdí el juicio por razones formales.

En abril de 2018, inicié nuevamente una querella en la Corte Contencioso Administrativo, junto con mi abogado Dante Reyes Marín quien al mismo tiempo es el presidente de la Asociación de los Corresponsales Extranjeros en Argentina. Desde 2016, tenemos – finalmente – una ley del acceso a la información pública. Es una buena ley, pero el gobierno no la cumple. Basándome en la nueva ley, pedí el acuerdo entre Israel y Argentina de Mayo 1960 y los cables secretos cuya existencia puedo probar con fecha y número de expediente. La respuesta era: no podíamos “ubicar” estos cables y el tratado no se encuentra en la Dirección de Tratados. Es una respuesta estúpida, porque estos documentos están en el Ministerio pero en el sector donde guardan los papeles secretos.

Visitamos a la Cancillería con la Dirección de la Asociación de Corresponsales Extranjeros y una escribana que labró acto. Admitieron que no pueden excluir la posibilidad (yo diria: la probabilidad) que los cables y acuerdos solicitados se encuentren en otro lugar de la Cancillería. Ahora, la palabra tiene la justicia.