Gaby Weber
RSS Feed

Auskunftsbegehren an das Bundesamt für Verfassungsschutz bezüglich Argentinien (1975-83)

En julio de 2014, solicité a la Oficina Federal de Inteligencia (interna), al BfV, toda su información sobre Argentina del período de 1975 a 1983. Estoy interesada en los informes, notas, etc., de los colaboradores del BfV en la Embajada alemana en Buenos Aires y de los llamados "servicios amigos", es decir, del SIDE y de la represión militar durante la dictadura militar. Varios alemanes figuran entre los desaparecidos; en 1975, la guerrilla Montoneros secuestró el director de producción de Mercedes-Benz, Heinrich Metz. Y los grupos guerrilleros alemanes como la RAF se habían referido en varias ocasiones a los movimientos de liberación en el Tercer Mundo. Además, los refugiados argentinos fueron vigilados por la seguridad alemana. Así que material debe haber en abundancia.
Apoyé mi solicitud a la Constitución alemana, la Ley Federal del Archivo y la Ley del Acceso a la Información. El artículo 3, no. 8 de la última ley mencionada (que excluye a los servicios de inteligencia de entregar informaciones) considero anti-constitucional.
El BfV rechazó mi solicitud con el argumento de no haber encontrado expedientes sobre Argentina. Mi petición a brindarme acceso a los medios de localización – su biblioteca, sistema digital etc. - para encontrar el material – ni siquiera fue contestada. De esa manera, el BfV y los otros servicios de inteligencia quieren escaparse de la obligación legal de rendir cuenta: simplemente dicen no tener los archivos deseados. Otras autoridades como los ministerios abren sus bibliotecas y salas de lectura a los usuarios. Eso deben hacerlo también los servicios de inteligencia. El 3 de diciembre 2014, inicié el juicio.

El 15 de diciembre 2016, había juicio oral frente al Tribunal Administrativo de Colonia, Köln. El representante del BfV alegó nuevamente que en la búsqueda de sus datos digitalizados – que contienen solamente el sujeto y el número del expediente – no encontró los casos mencionados (Käsemann, Zieschank, Metz etc.) o ni siquiera algo sobre la Argentina. Sólo ubicaron un expediente sobre el ERP que había sido destruido en el 1990. Los jueces preguntaron si el BfV en aquella época había mantenido un oficial de enlace en la Argentina, pero la pregunta no fue respondida y el tribunal no se molestó por eso. El BfV reconoció que todavía tienen miles de carpetas en su archivo que son de papel y no digitalizadas y que adentro de estas podrían estar informaciones sobre la dictadura argentina. Pero, revisar estas, hoja por hoja, significaría un "esfuerzo administrativo no aceptable".
Este argumento - "esfuerzo administrativo no aceptable" ha sido utilizado para impedir la ley alemana para el Acceso a la Información Pública (2005). Los ciudadanos podrían paralizar con sus pedidos a información a las autoridades, dijeron los burócratas. Pero la ley existe más de 10 años, y ninguna institución se ha visto paralizada por ella. Y la Cancillería Federal - cuyos viejos archivos tampoco están digitalizados – se había tomado el trabajo y desclasificó algunos documentos sobre Argentina, entre ellos una carta secreto de Klaus Zieschank, detenido ilegalmente por la dictadura y posteriormente asesinado. Es decir, para la Cancillería Federal este trabajo no fue “un esfuerzo administrativo no aceptable”.
No así para el servicio de Inteligencia. Aunque los jueces dijeron en la audiencia que "muchas cosas todavía están por aclararse legalmente", rechazaron mi pedido con el argumento que la búsqueda significaría un "esfuerzo administrativo no aceptable". Ya era la uno y diez y los jueces querían almorzar. Voy a apelar.